TEO va a los Toros

29. septiembre 2009 · Categoría: Curiosidades, El Lobo Estepario

 Este es el artículo 3 de 4 de la serie: Los lunes al sol

José Tomás en la Fira de la Mercè 2009 de Barcelona - © rulramirez

Coincidiendo con el último día de nuestras fiestas patronales un grupo de amigos y familiares decidimos ir por primera vez a la Monumental de Barcelona y no para ir a un concierto de Sting o Bruce Springsteen, sino para algo casi, casi más retro: Ir a los toros! Sí, sí a los toros, y de los de verdad no sucedáneos cómo los de las corridas con velcros de Las Vegas.

La primera gran duda que me asomaba es la de la indumentaria. ¿cómo se ha de ir a los toros en Carcelona? Este es un detalle importante, no en vano hace años cuando acudí por primera vez invitado a un festejo taurino en Bilbao, fui duramente reprendido al acudir con chancletas (y eso que eran havainas auténticas).

¿Qué hago; tiro de traje con tintes folcrólicos? ¿y tirar de adusto polo de señorito que vive de las rentas de su abuelo?;… o directamente un chubasquero para soportar así algún “xàfec dispers” anunciado por el meteorólogo de guardia o el previsible lanzamiento de globos de tinta roja arrojados por los manifestantes antitaurinos de la entrada…..??

Finalmente y una vez constatado lo limitado de mi fondo de armario, decido que iré como si fuera al Poliorama o al Lliure,… arreglado, pero informal.

El punto de reunión con el resto de personal es en la confluencia entre Marina y Diputación; ahí me percato que no hay uniformidad de estilos y que tanto asoman señoritos emuladores del “gominas” de Scariolo, como hay otros mucho más “casuals” e incluso algún tipo con un look tipo Matthew Modine del que sin duda se convertiría en el referente personal para posteriores visitas.

Una vez bendecidos por sendos gin tonics, ingresamos –no sin dificultades-, en la plaza y es ahí cuando de repente uno parece haber traspasado una puerta espacio temporal, al más puro estilo Dimensión Desconocida (“Twilight Zone”), adentrándonos en algún lugar en el que decididamente se detuvo el tiempo. Desde los accesos, sin tornos, ni escuadrones de vigilantes contratados al efecto, hasta lo desvencijado del interior del edificio o las mismas localidades en las que, Marc, el amigo que me acompaña y yo, tenemos asignadas y que no dejan de ser unas líneas pintadas sobre un banco estrecho e incómodo de desgastado hormigón.

Hasta el vocabulario muda, surgen términos como: andanada, tendido, albero, chiquero, monosabio, tercio, muleta, puntilla,… que aparecen en las conversaciones de los más entendidos, de los que afortunadamente alguno nos rodea y nos irá dirigiendo en alguno de los momentos del ritual a ser iniciado.

Nos tocan unas localidades bastante delanteras dentro de la “andanada” (equivalente taurino? de la general balompédica) por lo que el espectáculo da inicio mientras la gente (en gran número guiris despistados que no encontraban –en su descargo hay que reconocer que no lo ponían fácil- su localidad en los tendidos; que aquí no hay gradas!). Todo se soluciona cuando alguien de aparente ciencia en esto del toreo, insta al acomodador que “por favor!, que en el teatro no se deja entrar a nadie con la función ya comenzada!”. Y efectivamente esto es expresión artística. Arte basado en un ritual de sangre si quieren, no es falso que puede haber escenas más o menos cruentas, pero de lo que nadie se puede desprender es de las transmisiones de emociones que se van a suscitar (esencia decimonónica del concepto artístico).

Se acabaron las bromas y se inicia la emoción. No me centraré en describir lo que ahí sucedió y de hecho les remito a la crónica que hizo mi advenedizo compañero y que pueden leer en Carcelona u otra más técnica del cronista de La Vanguardia.

Lo que sí puedo decirles es que esto de los toros es serio y emocionante, y más cuando en la plaza torea José Tomás (“el Messi del toreo”, le señalaba a mi compañero en los preliminares para que así fuera adquiriendo emoción la espera).

Como conclusión, y uniéndome a las palabras de Gimferrer que incorpora el artículo de Marc en el Blog Carcelona, señalar las palabras del actual Director del Teatre Lliure, provenientes de alguien que, aún admitiendo la contrariedad y el disgusto que puede generar este espectáculo, se preocupan y resisten a creer que la prohibición sea la solución.

Así:
Àlex Rigola, director del Teatre Lliure de Barcelona, aseguró entender a quienes ven las corridas de toros «como una salvajada», pero expresó su preocupación por lo que pueda venir a continuación en el caso de que la propuesta acabe cuajando. «Es una salvajada, sí, pero no más que otras cosas. ¿Tendremos que dejar ahora de comer langosta porque se echa viva en agua hirviendo? O un plato tan catalán como los caracoles a la plancha, que se arrojan vivos a la plancha… Es incongruente. Además, el toro es un animal del que después se aprovecha todo», explicó.

Fdo. El Lobo Estepario.


3 Comentarios
  1. #1 • eloi escribió el 29.09.2009 diciendo:
     

    les voy a preparar a Usted y a su amigo Marc la oportuna réplica, para matizar o racionalizar la postura de “los iluminados antitaurinos”…. porque no todos a los que no nos gustan los toros tiramos globos con tinta roja, ni nos desnudamos en la calle Marina con Gran Vía, ni negamos que la plasticidad de algunas imagenes que se dan en la arena y la puesta en escena puedan ser artisticas.

    Que viva el gris, sí, pero sin sangre por favor!

    Udes. en sus comentarios han afirmado que en este espectaculo hay escenas sangrientas y desagradables que se dan en la arena con el toro. Su muerte….. o peor, la expectación del público en el momento de su muerte… arte ?? Son necesarias estas imagenes? De eliminar la muerte del toro en la plaza, se reduciría plasticidad a la entrada en la plaza de los toreros o a la belleza -incuestionable- de los pases de Jose Tomás, al cambio de tercio … el hecho de no matar al toro???

    Por no hablar del negocio en el mundo del toreo…si, si los Messi and company cobran un dineral.. ya no solo toreros, los que organizan las corridas y las ganaderias…algo exagerado y poco comentado.-

    Prohibir no es la solución, de acuerdo, pero Ud creen que permitirlo todo, y es posible que sin ningun criterio, lo es?
    Nadie es guardian de la moral o ética del resto de personal que convive con él, pero somos coherentes tipificando en el codigo Penal un delito contra derecho de los animales y luego haciendo escarnio público o arte (?)de la matanza de un toro (que no del toreo)?

    Algunos de los argumentos quedan apuntados pero hay más. Seran contestados.

    P:S. Ale, todos a tirar cabras desde un campanario !

  2. #2 • El San Bernardo escribió el 29.09.2009 diciendo:
     

    Apreciado Eloi, en primer lugar no me gustaría que esto acabara como un debate de tele 5; porque en todo caso ni usted me va a convencer ni yo pretendo hacerlo. sólo una reflexión: por favor dejénme en paz!! Basta ya de tanta prohibición y regulación!! y por encima de todo hipocresía!!

    Sólo varios datos para la reflexión:

    – Al toro, en plazas serias, no se le da ningún tipo de escarnio, al contrario se le trata con el mayor respeto y pobre de él (torero o no) que no lo haga (Jesulines de medio pelo por ejemplo). Una cosa son los toros y otra son espectáculos con más o menos tino, gracia o -por qué no?- delito, que se hacen por ahí y no tienen nada que ver.

    – Le informo que la carne que Ud. ingiere cada día también tuvo que padecer y desengrarse en muchos casos para que le supiera mejor. Neguemos el sufrimiento y el dolor y ya está! Además del apunte sobre el cargols y la langosta; sin ir más lejos piense en la gracia que le debe hacer a una oca la alimentación recibida para poder disfrutar del foie.

    – Aún no siendo un fiel seguidor, primero serán los toros pero luego vendrán los “correfocs”, “els castells” y si me apuran la caza de la paloma torcaz… Es curioso como por ejemplo querían ajusticiar a M. Jackson por enseñar al hijo desde un balcón cuando cada Alcalde de Tarragona hace lo mismo con la “aixeneta” al balcón consistorial. HIPOCRITAS!

    – Y no me venga con el tema de la muerte, porque sino ya me veo asistiendo a corridas con “toros velcro”,… Sin ser un entendido creo que sería como convertir a la F1 en una carrera de máquinas de segar hierba o el boxeo con un combate virtual estilo WIFI.

    Sólo le digo que cuando nos intentan convencer de que cada vez vivimos en una sociedad más llibre, yo personalmente compruebo que cada vez la restringen más.

  3. #3 • eloi escribió el 05.10.2009 diciendo:
     

    Entiendo lo que Ud. dice, pero insisto, sintetizando el debate a, es preciso que el arte del toreo incluya la muerte del animal en público? El excluirla, como parte del espectáculo (porque es eso, espectáculo,)le restaría puntos al conjunto?

    Es bonito torear y todo aquello que lo rodea (uff ahí podríamos abrir otro debate..), pero, es necesario matar?

    Lógico que el humano imponga al animal ese paso más en la escala evolutiva, desde utilizarlos como herramienta de trabajo, pasando por alimentarse, y llegando hasta su utilización en determinados espéctaculos(en circos y demás)? Però cal matarlos en públic com a part quasi fonamental d’un espectacle?

    Quizás es que sea eso, que yo no lo entiendo, jamás podré entender que provoque placer o curiosidad o que sea entendido como arte, el ver sufrir a un animal o el ver como se le mata? (Tampoco pagaría por ver la matanza del cerdo, igual que aún me sigue impresionando cuando mi amigo Jaime clava el punzon en el cuello del cordero antes de quitarle la piel…y eso que estamos él y yo en su carnicería…sí, supongo que Ud se sentiría un privilegiado por asisitir a una sesión privada de este tipo….

    Ahora en serio, no es que presuponga que ud tiene el corazon de hielo y una sensibilidad propia de una piedra, ni que yo llore cuando pongo en la plancha unas navajas que todavía se mueven…no es eso, sino que como es posible que la matanza de alguien puede ser objeto de contemplación o sea parte de un espectáculo?

    Por cierto, en cuanto a las tradiciones a extinguir que dice Ud., soy el primero que intenta cuestionárselas todas…

Escribe tu comentario aquí!

Comentario:

Sigue el debate de tus comentarios con tu RSS 2.0 Feed.