Afrontar un despido

20. julio 2009 · Categoría: Info útil, Xen

 Este es el artículo 2 de 2 de la serie: Conceptos Laborales

Desde que iniciamos esta crisis, cada pocos días te enteras que un amigo, un familiar o un conocido se ha quedado sin trabajo. Para algunos se convierte en un drama, otros lo viven como un alivio, otros ven una oportunidad de mejorar y otros ni siquiera saben como tomárselo… Sea como sea es una situación que entraña cierta dificultad ya que nos hace plantearnos cosas y nos obliga a tomar decisiones.

Tener trabajo nos da seguridad porque nos permite tener unos ingresos, mantener un nivel de vida y una rutina diaria. El hecho de perderlo genera una situación de estrés, ya que puede afectar a la autoestima y a la estabilidad personal.

Los expertos nos dan algunas claves para afrontarlo y lograr que ese impás nos permita salir más fuertes y crear oportunidades. Las claves que nos indican son:

* Aceptar nuestras emociones: se produce una situación nueva que puede provocar en cada uno una emoción diferente (ira, decepción, incertidumbre, tristeza…). No debemos negarlas si no aceptarlas.

* No es una descalificación: un despido provoca que uno pueda cuestionarse su valía o capacidad por conservar el trabajo. Pero en realidad nos tiene que servir para hacer revisión y ver cuáles son nuestras fortalezas y cuáles nuestras debilidades para procurar encontrar fórmulas para mejorar.

* Expresar y compartir: cuando sabemos qué es lo que sentimos, debemos comentarlo con quienes nos rodean y dejarnos ayudar. Los consejos de los demás, así como su apoyo, nos será de mucha utilidad.

* Manos a la obra: debemos definir un plan de acción que nos ayude a encontrar el trabajo que deseamos. (consultar el artículo Iniciar el proceso de búsqueda de trabajo)

Asimismo en el momento de ver cómo reorientar nuestra carrera nos indican que debemos:

* Mantenernos activos: hay que plantearse qué opciones tenemos y buscar también alternativas u opciones nuevas que tal vez antes no valoramos.

* Tomarnos nuestro tiempo: no debemos precipitarnos en las decisiones. Generalmente en estas situaciones la presión de salir de ellas nos llevan a tomar decisiones que en otros momentos sopesaríamos con más detenimiento y que incluso no llegaríamos a tomar.

* Ampliar y ramificar nuestra red de contactos: es importante potenciar nuestros contactos y crear otros nuevos que nos ayuden a lograr aquello que nos proponemos.

* Ser flexibles y realistas: es un momento para poder encontrar un proyecto de futuro, pero debemos marcarnos unos objetivos alcanzables y a ser capaces de adaptarnos o buscar alternativas si las circunstancias nos llevan a modificarlos.

Es posible que considerar que es mucho más fácil proponer fórmulas para una situación de desempleo que llevarlas a término, pero también es indudable que la actitud de uno mismo para salir adelante es el motor para lograrlo.

Tómatelo como una oportunidad para mejorar. Confía en ti y actúa.

Xen




0 Comentarios
Escribe tu comentario aquí!

Comentario:

Sigue el debate de tus comentarios con tu RSS 2.0 Feed.