La Entrevista de Trabajo: Desarrollo

25. junio 2009 · Categoría: Info útil, Xen

 Este es el artículo 8 de 9 de la serie: Guía de Ayuda para desempleados

¡Y llegó el día! ¡Hoy tengo una entrevista!

Después de tener en consideración los elementos importantes para prepararnos la entrevista (ver artículo “La entrevista de trabajo: Preparación“), debemos intentar dar lo mejor de nosotros mismos ante el entrevistador y conseguir una impresión positiva.

¿Qué debemos tener en cuenta?

* El saludo

Existen fórmulas y protocolos varios, pero desde mi punto de vista, simplemente hay que tener en cuenta las normas de educación y cortesía comunes: dar la mano, mirando a los ojos, dando los buenos días/ tardes y esbozar una sonrisa.

* Mostrar interés

Debemos mostrar interés por lo que nos explica el entrevistador y mantener el contacto visual.

Puede que, una vez te den los detalles del puesto, veas que no encaja en tus objetivos. A pesa de ello, debes tener presente que el contacto con la empresa y el haber dado una buena impresión puede ser clave para mantener un contacto profesional que sea de utilidad en un futuro.

* Lenguaje

Hay que hablar con naturalidad, pero sin perder de vista que estamos siendo evaluados. Así, debes evitar utilizar un lenguaje vulgar o soez, hacer uso de muletillas, ser tajantes en tus opiniones, etc.

* Lenguaje no verbal

En el desarrollo de la entrevista no sólo es importante lo que dices, si no también la forma de hacerlo (gestos, tono y forma). Trata de mantener el dominio sobre tu expresión gestual, ya que tu forma de moverte, tus expresiones delatan lo que no dices y pueden jugarte una mala pasada.

Siéntate bien, erguido pero cómodo.

Evita los tics: tocarte el pelo, jugar con un boli, etc.

– Trata de mantener una expresión relajada que no revele lo que piensas en cada momento.

Emitir opiniones tajantes.

* Respuestas

Responde a lo que te consultan, no divagues ni te extiendas más de lo necesario y, siempre que puedas, procura respaldar tus respuestas con datos y hechos medibles.

Tampoco contestes exclusivamente con monosílabos, da argumentos a tu contestación.

Puedes tomarte un momento para pensar una respuesta, pero debe ser un tiempo breve, el justo para evitar decir alguna tontería.

Si no ves clara alguna de las cuestiones que te plantean, puedes solicitar, con corrección, que te la expliquen o detallen.

Y siempre, trata de ser positivo.

* Mentir

No debemos mentir. Es evidente, que en una situación de entrevista procuraremos “vestir” nuestras respuestas para dar nuestra mejor imagen y “vendernos” tan bien como sepamos. Si mentimos, es fácil que nos puedan pillar en contradicciones con otras preguntas o cuando si piden referencias nuestras.

* Críticas a tus jefes/ empresas anteriores

No debes hablar mal de las empresas en la que has estado, ni de tus responsables, ni de tus compañeros. Aunque tengas razón, da mala imagen y puede volverse en tu contra puesto que puedes parecer una persona conflictiva.

* Temas delicados

Hay temas que son complicados de enfocar, como sería el del sueldo. El entrevistador puede preguntarte por el nivel salarial que te interesa o por el sueldo actual. Procura informarte del sueldo adecuado a tu posición y formación y establecer un rango dentro del cual te sentirías cómodo.

En caso que el entrevistador, no saque el tema, lo mejor es no hacer mención en la primera entrevista. Llegará la oportunidad de tratar el tema.

Otros temas delicados son las vacaciones, los horarios y, en general, las condiciones laborales. Evidentemente, son cuestiones importantes, pero que no deben parecen más importantes que nuestro interés en el proyecto que nos ofrecen.

Respecto a las preguntas personales, puede que alguna no sea apropiada y en ese caso lo más idóneo sería que respondieras: “no me acabo de sentir muy cómodo con esta pregunta, pero si para el proceso de selección es importante intentaré responderla“.

* Preguntas

Por lo general, el entrevistador siempre te dará pie a que puedas preguntar o consultar las dudas que tengas respecto a la empresa y al puesto de trabajo.

Procura hacer aquellas preguntas que te permitan decidir sí.

* Despedida

Al igual que en el saludo, mantén la corrección y la cortesía, agradeciendo el tiempo y la atención que te han dedicado.

Parece que sean muchas cosas a tener en cuenta, pero en realidad lo aprenderás y te manejaras con soltura a medida que vayas haciendo entrevistas.

¡Mucha suerte!

Xen


0 Comentarios
Escribe tu comentario aquí!

Comentario:

Sigue el debate de tus comentarios con tu RSS 2.0 Feed.