Love of Lesbian – Palau de la Música (29-01-2010)

10. febrero 2010 · Categoría: Eloi Corchea, Música

Imagen extraída de la página de Facebook de "Love of Lesbian"

Sí, ya lo somos, por fin, Aulua adquirió el carnet de “català” de bien. Hemos cumplido con uno de los puntos del carnet: asistir a un concierto en el Palau de la Música, en este caso, el de los Lesbianos, dentro del XI Festival Mil.leni.

Aunque nos costó y fuimos perezosos en decidirnos, desde aquí os lo recomendamos, vale la pena hacer el esfuerzo económico (entradas de 18 euros a 40 eurazos en platea) y asistir a un concierto en el Palau, no sólo por el edificio en sí, joya modernista por todos conocida, sino por una acústica de, y perdón, cagarse.

Después de unas rubias con gas en los aledaños del Palau, entramos cuando sonaban los teloneros, HELENA. Formación barcelonesa de la que poco conocíamos. Tan sólo que su vocalista es, o mejor dicho, era la parte llamada “flores azules”, de los ya extintos según diversos rumores, “Facto Delafé y Las flores azules”. Pero los traicionamos. La culpa fue del Palau, de su recibidor/bar de madera y su terrazita. Sí, fue inevitable sentirnos Millet, Montull o el Tío Gilito y esto bien valía una buena AK DAMM para cerrar nuestra boquita de asombro, mientras de fondo se agotaba HELENA.

Apurándola, y después de un descanso de unos 15 minutos, oímos ya el griterío que precedía la salida de Santi Balmes and company, por lo que subiendo los escalones (que escaleras!) de tres en tres, nos enclaustramos en nuestras butacas de “tribuna” gracias a un acomodador con pajarita (damos fe, no se han extinguido todavía).

Allí salieron, y qué ganas que teníamos todos, el Palau a tope (agotadas desde dos semanas antes), y el 99% de los asistentes, lesbianos declarados y ciegos a cualquier resbalón del grupo. Iluminación increíble, una acústica única y un escenario más increíble si cabe, cargaba de responsabilidad al grupo, pero ellos ya lo sabían, iban a gustar, iban a montarla sabiéndose ganadores de antemano, lo único era comprobar hasta dónde se atreverían a llegar en un recinto que impone un respeto indescriptible.

Con un repertorio algo modificado respecto a la gira de presentación de 1.999, empezaron, con muchos más temas del “Cuentos Chinos para niños del Japón” y el “Maniobras de escapismo” que del último LP. También ellos de inicio estaban un pelín serios (abrumados?), lo que, unido a nuestra incapacidad de disfrutar un concierto sentados en una butaca, nos dejó una inicial sensación de “ay, ay, ay” – muy culé tot plegat -. No obstante, a medida que iban pasando los temas, y viendo la reacción del público, se crecieron como merecíamos.

Sonaron grandes, dedicados y generosos, no faltaron las “Noches reversibles”, “Houston tenemos un problema”, “Me amo” (“Me piazze andare como Adriano Celentano”), “Allí donde solíamos gritar”, “Segundo Asalto” y casi todo su repertorio en castellano (aunque también hubo guiño a su pasado anglosajón). Dos horas y media cantando, aplaudiendo a rabiar y cabeceando como un autista (es lo que de da de sí un concierto en butaca)

Imagen extraída de la página de Facebook de "Love of Lesbian"

En cuanto al show más allá de lo musical, mediando una referencia a Guardiola y els Manel (por si estaban por allí….), empezó con la colaboración de Carlitos Cros en el tema “Miau Miau” (muy cómplice con el grupo), en la que el exmarista se casó con un Juanra (bajista) enfundado en un traje de novia y peluca rubia. Continuó con el largo primer bis (“Club de fans de John Boy” y un interactivo “Incendios de nieve”), y concluyó con toda la banda disfrazada del “amante guisante” – traje verde, capa roja y bambas a reacción- corriendo por todo el Palau, y repitiendo un final trillado, para los que ya los habíamos visto, pero realmente eficaz: “Shiwa” con todo el Palau en plan “coro de viudas”, “Ritmo de la Noche” – con el Palau perdiendo las maneras- y el final de “Algunas Plantas” con ellos bailando en la platea con el personal.

No defraudaron, aunque tampoco sorprendieron, y es que quizás estamos mal acostumbrados a sus fiestas interactivas que consiguen ese agradable efecto de transmitir que Love of Lesbian no son sólo ellos, somos todos.

Realmente “més que un grup”.

Al final, entre aplausos y despedidas, tanto Santi Balmes como Julián nos obsequiaron con un acto de irreverencia propio de adolescentes, un “calvo” al personal. Suponemos que ellos, al igual que nosotros, no sienten el Palau como algo suyo, por muy bonito que sea. No es de todos. El orfeó, las orquestas, los escenarios de madera con columnas, las butacas, los acomodadores con pajarita….. No son para todos, la verdad. Es habitual de unos pocos, de los que pueden, y esa sensación de que lo bonito no es universal, no es para todos, te debe empujar a eso, a enseñar el culo.

Nosotros hicimos lo que pudimos, pegamos un chicle en la reverso de la butaca. Oh yeah !

P.S – La demagogia final es gratis, aunque probablemente tenga mucho de verdad.

Escucha, baila y comparte.
Nos vemos.
Saludos.

Eloi Corchea

2 Comentarios
  1. #1 • Xen escribió el 11.02.2010 diciendo:
     

    Estuvieron geniales, correografía fin de fiesta incluida! Qué passada!!!

  2. #2 • Amapola escribió el 11.02.2010 diciendo:
     

    Me alegra saber que poco a poco, aunque ya tenemos una edad, se descubran las bellezas arquitectónicas con las que cuenta Barcelona.

    Se tendrá que ver si el rumor lanzado por Eloi Corchea es cierto: Facto de la fé y su flor azul extinguidos. Por aquí en el Masnou los veo muy amenudo, será cuestión de pararlos y preguntarles directamente cual paparazzi buscando exclusiva.
    Un saludo.

Escribe tu comentario aquí!

Comentario:

Sigue el debate de tus comentarios con tu RSS 2.0 Feed.