De viaje a Helsinki

22. febrero 2010 · Categoría: Info útil, Rulramirez, Viajes

 Este es el artículo 3 de 7 de la serie: finlandia

La ciudad de Helsinki, en Finlandia, es una ciudad que se puede recorrer y conocerla en dos o tres días de manera tranquila. Y si te alojas en el centro, todos los puntos de interés de la ciudad te quedan cerca.

Partiendo desde mi experiencia del mes de enero, si decides visitar la ciudad de Helsinki en pleno invierno, lo primero que has de tener presente es que el frío es intenso, por lo que es imprescindible que te lleves ropa de abrigo (sobretodo ropa interior térmica, calzado impermeable, anorak, guantes y gorro).

Helsinki es una ciudad que recomiendo visitar en invierno, sorprende mucho más. Acostumbrado a vivir sin nieve ni frío extremo, cuando le añades el factor “nieve” a la vida cotidiana, te sorprende que no cambia nada. Observas que en la ciudad sigue habiendo vida normal, los coches circulan sin problemas (con ruedas especiales de nieve y clavos); las calles las rebozan con gravilla que se mezcla con la nieve (si tirasen sal, no se daría a basto) para poder pasear sin resbalarte; los trenes, tranvías y autobuses totalmente adaptados a las condiciones extremas de mucho frío y nieve… Que hasta los paletas trabajan en los andamios nevando a toda castaña…

Para no ser muy repetitivo con las Guías de viaje de Helsinki, os cuento mis paseos más destacados dentro de la ciudad de Helsinki.

Teniendo como punto de origen la estación central de trenes (mi hotel se encontraba ahí), a dos calles caminando nos encontramos con las calles comerciales de la ciudad de Helsinki. Tiendas de ropa, zapatos y complementos para todos los gustos, y hasta una espécie de Corte Inglés Finlandés (Los Almacenes Stockmann). Esas calles són curiosas de caminar, principalmente porque están calefactadas y por ello no hay rastro de nieve ni de hielo (son las únicas calles de Helsinki que podrás ver los adoquines en invierno). Siguiendo por dichas calles, nos encontramos con uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, la Catedral de Helsinki y la Plaza del Senado. Un lugar, que si lo visitas con cielo despejado, es una bonita imagen de contraste azul y blanco.

Ver el vídeo de la Catedral de Helsinki

Siguiendo el recorrido, nos dirigimos a la costa (donde la curiosa imagen de ver el mar congelado es algo espectacular) hasta llegar a la Catedral de Uspenski, la iglesia ortodoxa más grande de la Europa occidental.

Desde ahí queda cerca el puerto, la plaza del mercado y el Mercado viejo.

Los barcos que están atracados, están operativos a modo de cafés y restaurantes. Y al lado, te encuentras con la plaza del mercado, donde puestecitos de ropa, gorros, guantes y comida, adornan y dan color a la blanca plaza.

Para tomar un tentempié, os recomiendo visitar el Mercado viejo, y comprar comida en las paraditas de dentro. En el mercado podreis encontrar todo tipo de comida, hasta las mejores especialidades finlandesas y laponas, como todos los derivados del Reno. Par comer bien y barato, teneis que probar las sopas de uno de los puestos que hay. Es fácil de ver, dado que sólo disponen de menú 3 tipos de sopa, a unos 8 euros cada una. Pero te aseguro que te quedas más que bien servido, y sobretodo, calentito.

Ya con energía, y recuperado del frío, un paseo por la parte más “cool” de Helsinki es algo estimulante. El barrio conocido como el “Design District” se encuentra en los alrededores del Museo del Diseño, y callejeando se pueden ver tiendas de todo tipo de objetos de diseño (ropa, mobiliario, textil, etc). Un barrio con un alto reconociemiento internacional en materia de diseño.

Recomendable es también visitar el Museo de Arte Contemporáneo Kiasma. Edificio arquitectónicamente hablando muy curioso, y las exposiciones que encontrarás dentro seguro que no te dejan impasible.

Para redondear el día (si es que aún te quedan fuerzas), te recomiendo dar unas vueltas sobre patines en la pista de hielo de Kallio que se encuentra en la plaza de la estación central de trenes. Por unos 10 euros puedes estar todo el dia patinando, alquiler de patines incluido.

Tras un largo día intenso y duro de caminar bajo las gélidas temperaturas de la ciudad de Helsinki, que mejor que entrar en calor en uno de los lugares más concurridos del centro, el pub Molly Malone para echar unas pintas, el lugar dónde no hay extraños, sinó amigos que aún no se han conocido

En siguientes capítulos, os explicaré detalles de excursiones desde la ciudad de Helsinki. Concretamente la visita a Suomenlinna y el pueblo de Porvoo.

[·_·] rulramirez


0 Comentarios
Escribe tu comentario aquí!

Comentario:

Sigue el debate de tus comentarios con tu RSS 2.0 Feed.