Fin de Semana en Suiza

01. abril 2010 · Categoría: Rulramirez, Viajes

 Este es el artículo 1 de 2 de la serie: Actividades en Suiza

Hace unas semanas, aprovechando la visita a un gran amigo que vive en Schaffhausen ( a unos 40 km de Zurich), planeamos un fin de semana en la nieve de Suiza.

Como punto de partida Barcelona, y con el baratísimo billete de easyjet adquirido en eDreams, nos plantamos en Basel en cuestión de un par de horas, dónde por suerte, nuestro amigo suizo Sergi nos recogió, y pudimos emprender nuestra aventura suiza.

Nuestro primer planteamiento del fin de semana era el de ir a esquiar a estaciones cercanas, sin importar su magnitud, distancia, etc. por lo que nuestro primer día (sábado) fijamos rumbo a la estación más cercana de Zurich, Wildhaus-Unterwasser, en el valle de Toggenburg., de dónde es Simon Ammann el actual Campeón de Saltos de Esquí en las recientes Olimpiadas de Vancouver 2010.

Nuestra buena o mala fortuna (según se mire) no nos permitió calzarnos los esquís. Desde muy temprano empezó a nevar y no paró en todo el día, por lo que subir a cotas altas era sufrir una intensa nevada con frío, niebla y viento. Por lo que decidimos buscar alternativas.

DESCENSO EN TRINEO

A priori parece una actividad simple y sin demasiada emoción. Normalmente adjudicada a aquellas personas que no esquían y quieren tener un contacto con la nieve. Pero en Suiza es diferente. Si las estaciones de esquí son mucho más grandes que en España, los circuitos de trineos ya no te digo.

Bien preparados con nuestros trajes de esquí y botas altas, nos dirigimos al teleférico de Wildhaus (1050 metros) que te sube al inicio del circuito de trineos en Gamplüt (a 1350 metros). Una vez arriba, para poder bajar has de pagar el alquiler de la pista y el trineo (coste aproximado de 15 euros). Y empieza el descenso!

En vez de describir lo que vivimos, os dejo una pequeña muestra videográfica. No hay palabras para describir la experiencia.

VER VIDEO DESCENSO DE TRINEOS EN SUIZA

Después de esta aventura en trineo, y dadas las magulladuras, el mejor remedio fué acercarnos a unas termas a relajarnos y tomar unas saunas, baños, etc. Un lugar también muy recomendable de visitar y que en Suiza tienen muy bien acondicionado. No disponemos de pruebas gráficas, pero es impagable la experiencia de estar en una sauna a 87 grados, salir al exterior con una toallita a 4 grados bajo cero, y sumergirte durante 10 segundos en un lago donde el agua está a 2 grados.

Así concluímos nuestro primer día del fin de semana en Suiza. El segundo día tuvimos algo más de suerte para poder practicar nuestro deporte favorito, pero merece una crónica a parte. La experiencia la vivimos en Engelberg, al lado del Monte Titlis, dónde disfrutamos los 40-50 centímetros de nieve fresca del día anterior.

[·_·] rulramirez


1 Comentario
  1. Pingback
Escribe tu comentario aquí!

Comentario:

Sigue el debate de tus comentarios con tu RSS 2.0 Feed.